historia-fenalce

Desde su creación (Ley 51 de 1966) y posterior modificación (Ley 67/83), la Cuota de Fomento Cerealista es la columna vertebral de la inversión en la modernización del sector cerealista, pues su recaudo se dirige a la investigación y la transferencia de tecnología y el apoyo a la comercialización. 

La Cuota de Fomento Cerealista corresponde al 0.75% del valor comercial del cereal, que deben retener las personas o empresas que comercialicen o procesen cereales como maíz, sorgo, trigo, cebado o avena.


A raíz de los programas de diversificación, más recientemente se expidió la ley 114 de 1993, mediante la cual se creó la cuota de Fomento de Leguminosas, equivalente al 0.5% del valor del grano comercializado.

 

De acuerdo con lo establecido por las citadas leyes, la administración de las Cuotas de Fomento Cerealista y de Leguminosas, y los Fondos que con ellas se constituyeron fue encomendada a Fenalce, en concertación con el Gobierno Nacional. De ahí que las decisiones de inversión de dichos Fondos se tomen en la Comisión de Fomento Cerealista y de Leguminosas, donde participan representantes del gobierno y de los agricultores.