¿Contrabando técnico con TLC?

2017-09-20

El maíz amarillo fue uno de los productos que se negoció en el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos y, pese a que en Colombia se ha incrementado su siembra, su cosecha sigue con baja rentabilidad y es también uno de los cultivos perjudicados con este acuerdo comercial.

La Federación Nacional de Cultivadores de Cereales y Leguminosas –Fenalce–, en cabeza de su presidente Henry Vanegas Angarita, denunció ante el Gobierno nacional, especialmente a los Ministerios de Agricultura y Desarrollo Rural, de Comercio, Industria y Turismo y de Hacienda y Crédito Público (del que depende la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales –Dian–), el contrabando técnico que se ha venido presentando con la importación de maíz amarillo de los Estados Unidos desde que entró en vigencia el TLC con ese país en 2012. El presidente de Fenalce explicó cómo en la negociación entre los dos países se acordó la importación del maíz conocido como amarillo
duro de endospermo córneo, cristalino, que posee como característica posterior que se hace crocante y que al tacto, la corona del grano no se hunde, sin embargo, lo que encontró la Dian recientemente en junio fue un grano de inferior calidad conocido como maíz dentado y por supuesto de menor precio a cero arancel, pero sobre todo que no corresponde al que quedó en el acuerdo. Este descubrimiento evidencia un “cambiazo” a todas luces perjudicial para Colombia, porque este maíz dentado tiene en el universo arancelario internacional otra posición, al mismo tiempo, los importadores de este grano están incumpliendo la Resolución 25 del 21 de febrero de 2013 del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo que exige para el importador una descripción mínima de dicha importación especificando de qué variedad se trata. “Lo que está sucediendo es que lo importan como materia prima para la fabricación de alimentos balanceados para animales y una vez en el país le cambian la destinación y lo ofrecen indistintamente para consumo humano o animal y así se está ofreciendo en bolsa”, aseguró Vanegas Angarita. Este cambio de destinación evidencia contrabando técnico con el agravante de que además de hacerle el cambiazo para nacionalizarlo, una vez hecho este procedimiento se le cambia la destinación por falta de controles a lo que se negocia y desnuda la falta de preparación del aparato estatal para ejercer los controles pertinentes.

Adicionalmente, y sobre la calidad del grano, a pesar de que en el TLC se estableció que se importaría maíz grado 2, en el historial de exportaciones de la aduana de Estados Unidos se encuentra que a Colombia se ha enviado maíz grado 3 y hasta grado 5, en detrimento del cultivador colombiano que produce un maíz cristalino y duro apropiado para el consumo humano. 

Extracontingentes


Esta alerta enviada por Fenalce puso al descubierto otra gran falla en el sistema colombiano, que trae como consecuencia que una parte de las importaciones no están pagando arancel, la situación se da porque como la Aduana no tiene sistematizados todos sus puertos con una interacción constante y efectiva entre ellos, a casa de que son sociedades portuarias distintas, no tienen consolidado en tiempo real el primer llegado y primer servido, no se controla en tiempo real y pasan hasta dos meses para consolidar la información y mientras tanto entran 300.000 toneladas con el beneficio de cero arancel, lo que configura una evasión de un tributo que se debió haber pagado.

 

Vale decir que según lo negociado en el TLC con Estados Unidos, se pactó que lo que pase del volumen negociado es un extracontingente que debe pagar arancel, dicho de otra forma, los beneficios arancelarios solo aplican para la referencia del maíz negociado, de ahí en adelante el maíz de inferior calidad debe pagar arancel.

 

Algunas cifras


La valoración estimada inicial del detrimento patrimonial que se habría podido generar por esta causal de contrabando técnico, asciende aproximadamente a 426 millones de dólares en el periodo 2012 - 2017 hasta el mes de julio. Por otro lado, la estimación que hace Fenalce desde la entrada en vigencia del TLC de lo que se ha dejado de sembrar corresponde a 80.000 hectáreas, unas 480.000 toneladas del cereal, ante este panorama, la federación aclara que no está pidiendo que no se importe maíz, ya que Colombia hace parte de un mercado globalizado, sino que exige que se traiga lo negociado en el tratado. Le piden al Gobierno supervisión aduanera en el maíz que entra, que se controle el mecanismo de primer llegado y primer servido, para que cuando se llegue a los umbrales se empiece a cobrar el arancel del extracontingente y mecanismos efectivos a fin de neutralizar la evasión, con objeto de competir en igualdad de condiciones con un producto de calidad similar, además, que se haga el desdoblamiento arancelario para el maíz duro para consumo humano y si la industria de balanceados y pecuarios necesita maíz para piensos, que se tenga una clasificación arancelaria para el maíz dentado con destino a la alimentación animal, sobre este contrabando técnico afirman que la Dian debe sancionar a los infractores y se debe establecer una mesa técnica para debatir sobre la reestructuración o revisión del TLC con Estados Unidos. Henry Vanegas mostró optimismo por la recolección de la próxima cosecha y cree que en las zonas arroceras se va a generar espacio para maíz tecnificado completamente mecanizado.

 

Fuente: Revista Agricultura de las Américas Edición 487, Septiembre 2017- Paginas 36, 37 y 38. Documento adjunto.

Copyright © 1999-2012 Intelligent Web Ver 8.3 All Work Solutions Ltda. Todos los Derechos Reservados -